miércoles, 26 de junio de 2024

Y van once

 




Dicen que no hay nada mejor que compartir aquello que amas.

El deporte me ha salvado de muchas cosas pero este año me ha dado algo que creía olvidado. 

La verdad que todos los años me apunto a Quebrantahuesos por "inercia" y por tener una excusa para entrenar y salir en bicicleta.

De repente este año algo cambió mi vida y surgió la oportunidad de compartir camino hasta el día señalado con alguien muy especial.

Tenía muchos nervios; muchos más de los que he tenido en otras ocasiones, porque todo saliera bien y porque los meses de entrenos hubieran servido para que la persona que me acompañaba sonriera al cruzar la meta.

La Quebrantahuesos no es sólo entrenar; el día ha de salir bordado y no se puede dejar nada a la improvisación por lo que hasta el último momento cuidamos con todo mimo aquello que íbamos a compartir.

Llegó el día y sólo puedo decir que durante las horas que nos tocó rodar juntos he sido el más feliz del mundo, pero que cruzando la meta, mi corazón se hizo enorme y sonreí por haber conseguido cumplir un sueño... el mío... el de compartir aquello que amo con la persona que amo.

Gracias por ayudarme a sonreir a la vida.

Una experiencia única.


No hay comentarios:

Publicar un comentario